X
    Categories: FAQ

Sol, verano y smartphone

El mercurio sube constantemente, el ambiente ya huele a crema de sol y es el momento del año en el que no paras de devorar helados. Mientras, tu pobre móvil se abrasa bajo el parabrisas del coche de camino a la playa. Aunque a ti te guste mucho tostarte al sol, tu móvil no está disfrutando igual de la experiencia. Con nuestra guía, descubrirás la manera de que tu smartphone sude lo mínimo durante la época veraniega y logre llegar al otoño a salvo.

60 grados y la temperatura subiend
Sobre la toalla en la playa, en el auto bajo el sol candente o encima de la mesa del jardín; en verano existen infinitos lugares donde tu móvil corre el riesgo de sobrecalentarse hasta el extremo, pudiendo llegar incluso a alcanzar los 60 grados. La temperatura „corporal“ ideal para un teléfono es de entre 10 y 35 grados. Cuando estos llegan hasta los 60 o 70, existen muchas posibilidades de que sufran daños irreparables. Hay piezas en el interior del smartphone que bajo esas temperaturas pueden llegar a derretirse y deformarse, haciendo al dispositivo inservible. Hoy en día, son muchos los smartphone que incluyen un sensor de temperatura en su interior, programado para saltar y apagar el móvil de manera automática cuando alcanza temperaturas peligrosas. Sin embargo, la inclusión de esta pieza no es un procedimiento estándar en los smartphone modernos. En caso de duda, cuando notes que el móvil está muy caliente, lo mejor es que lo apagues inmediatamente para evitar desgracias. No solo la batería sufre mucho durante estas circunstancias, también la pantalla de display tiene muchas papeletas para estropearse por sobrecalentamiento. El comportamiento de los cristales del interior de la pantalla se puede ver afectado debido al extremo calor, causando fallos en el display. En el caso de la batería, esta puede descargarse de manera repentina debido a un golpe de calor extremo. Que esto ocurra una vez, no tiene por qué suponer un daño grave para la batería. Sin embargo, someter a un smartphone a estas temperaturas de manera reiterada, afectará negativamente a la capacidad y eficiencia de su batería en un corto plazo de tiempo. Que la batería llegue a explotar a consecuencia del calor, es bastante improbable. Pero no hagas sufrir a tu aparato innecesariamente si quieres que conserve su funcionalidad intacta a medio/largo plazo.

La piel de los smartphones también tiene memoria
No hace falta que untes tu aparato con crema solar, pero ciertas precauciones para proteger a tu smartphone del sol, sí son recomendables. Ponlo a la sombra aunque eso no te permita tenerlo a mano, y si no, guárdalo en un bolso o déjalo en casa. Cualquier cosa es mejor que ponerlo a tomar el sol contigo. Es cierto que, incluso a la sombra en determinados momentos del verano, se pueden alcanzar temperaturas no recomendables para un teléfono. Por suerte, existen numerosas aplicaciones que puedes descargar para controlar la temperatura a la que está un smartphone, si es que el tuyo no cuenta con un sensor incorporado. Y en caso de ser inevitable llevar el móvil a la playa, recuerda que debes taparlo bien, así como protegerlo del contacto con el agua o la arena.

Qué hacer en caso de daño por sobrecalentamiento
Si, a pesar de haber tomado las precauciones indicadas, tu aparato ha llegado a sobrecalentarse hasta el extremo, apágalo inmediatamente y colócalo en una estancia fresca. En ningún caso intentes „arreglarlo“ metiéndolo al frigorífico porque la condensación puede causar en tu smartphone otro tipo de daños. Recurrir rápido a una habitación fresca y seca es lo ideal para intentar evitar que tu batería se estropee. En cualquier caso, llegado el momento inevitable, podrás cambiar tu batería de manera sencilla. En nuestra web encontrarás la batería de sustitución adecuada, así como todas las instrucciones a seguir para el proceso de montaje.