X
    Categories: FAQ

Cinco mitos acerca de las baterías y lo que debes saber sobre ellos

Son muchas las creencias que existen alrededor de las baterías. Que si estos pequeños dispositivos pueden explotar en nuestro bolsillo, que si son fabricados a propósito con efecto memoria, que si después de 1000 cargas se vuelven inservibles. Hoy vamos a acabar con unos cuantos mitos al respecto de las baterías para smartphones, así como a analizar el origen de estas creencias y a descubrir qué tecnologías de baterías para móviles son las que siguen alimentando la confusión.

¿Qué es el efecto memoria? ¿Existe realmente?
El término efecto memoria se refiere a la pérdida de capacidad que se produce cuando una batería se descarga solo parcialmente de manera reiterada. Este efecto hace que la batería recuerde todas estas cargas parciales y reduzca, poco a poco, su autonomía. Después de un tiempo,  la capacidad energética de esta se verá disminuida, manteniendo intacta solo parte de su facultad de almacenamiento. Este fenómeno afecta sobre todo a las baterías de níquel-cadmio, aunque también se produce, en menor medida, en otro tipo de baterías. Sin embargo, la mayoría de smartphones de hoy en día funcionan con baterías de ion de litio que, al contrario que otras tecnologías, no sufren este efecto. Aún así, resulta difícil borrar del todo el mito de que los móviles deben descargarse completamente antes de ser conectados a la red de nuevo. Es más, en el caso de las baterías de ion de litio, se recomienda descargarlas totalmente solo una vez al mes y cargarlas de nuevo cuando están a alrededor del 10-30% de su capacidad. Aquí tienes más consejos para el cuidado correcto de tu batería.

1001 cargas
Después de 1000 ciclos de carga, el rendimiento de la batería se reduce de manera constante y, a veces, muy rápida. Esto no resulta un problema si la batería en cuestión se puede sustituir. Sin embargo, la operación de cambio de algunos modelos de smartphone nuevos, requiere de cierta paciencia, pericia y saber hacer. ¿Pero, de dónde viene esta reducción de capacidad? En estas baterías, los iones de litio fluyen constantemente entre el cátodo y el ánodo. Los iones de metal, parte también de estas baterías, oxidan paulatinamente los iones de litio, por lo que algunos se desprenden del cátodo y se desplazan al ánodo. En esta fase llamada „Solid-Electrolyte-Intherphase“, desaparecen cada vez más iones de litio y se produce una significante pérdida de potencia. Esto es todavía así y no parte un mito: después de un número determinado de cargas, las baterías reducen su capacidad, y con ella, su autonomía.

El mito de la multitarea
Por mucho que los smartphones de hoy en día nos faciliten enormemente la vida y parezca que pueden con todo, a la hora de la carga, el teléfono necesita hacer una especie de ejercicio de concentración. Muchos usuarios de smartphone viven aún con la creencia de que durante el proceso de carga el móvil no deber ser utilizado para llamar o navegar por la red. Esto era así con algunas tecnologías antiguas, sin embargo, las baterías de ion de litio pueden ser utilizadas durante la carga sin que esto suponga una interrupción en la misma o un problema. Esta es una de las creencias erróneas sobre baterías más extendidas hoy en día que pertenece al pasado.

Cuidado, peligro de explosión
De vez en cuando, se pueden leer artículos sobre casos aislados de explosiones de baterías, o incluso, sobre modelos completos que se ven afectados por el problema. La realidad, sin embargo, es que se tienen que dar una serie de condiciones muy improbables para una batería de smartphone llegue a explotar. Para que ocurra es necesario que exista un daño grave y que el interior de la batería alcance una temperatura de entre 150 y 200 grados Celsius. Llegado ese punto, los separadores entre electrodos pueden derretirse y producir un cortocircuito que cause una gran liberación de calor. También está estrictamente desaconsejada, por resultar muy peligrosa, la manipulación negligente de la batería o intentar destruirla intencionadamente. Es muy importante además hacer un uso adecuado de la batería. Aquí puedes encontrar más información y consejos para su correcto cuidado.

Carga nocturna
También es habitual escuchar que las baterías no deben ser cargadas durante la noche. Algunos afirman que la batería se deteriora si se carga reiteradamente de manera nocturna o, incluso, que existe peligro de cortocircuito. Estas dos creencias tampoco son del todo correctas. Es cierto que una batería conectada a la red durante muchas horas sigue cargando, sin embargo, llegado a su 100%, el aparato dejará que se consuma un 2% de su energía antes de volver a cargarse. Respecto al peligro de cortocircuito, existe solamente de forma muy aislada gracias a las protecciones contra sobrecalentamientos y cortocircuitos que tienen, generalmente, todas las baterías en la actualidad. Aún así, se recomienda no dejar cargando una batería sin vigilar durante un largo periodo de tiempo para, en el improbable caso de un incidente, poder reaccionar a tiempo.

En resumen, hay creencias que tienen cierta justificación, sin embargo, otros muchos mitos han quedado desfasados. Las nuevas tecnologías para baterías traen consigo nuevas soluciones a antiguos problemas.